Blog

Inicio  /  General   /  Vuelta al cole…y a las palabrotas

                                          

No, mi colegio no está lleno de niños maleducados que escupen sapos y culebras al hablar. Más bien, diría todo lo contrario. Pero las palabrotas nadan en abundancia en el parque, en la piscina, en el club de tenis, el club de campo, … y por supuesto en el colegio. En un patio con doscientos niños y muchos menos profesores responsables, es lógico que puedan largar tacos con mayor libertad y sin temor a llevarse una reprimenda.

Lo peor de las palabrotas es cuando se la aprende uno de dos años recién cumplidos. Uno de los míos aprendió a decir tontoputa, y cada vez que se enfadaba, ahí que la soltaba, delante del que fuere, en el ascensor, en el parque, en la frutería. Me gané más de una mirada asesina: “esta juventud, ya no sabe educar”, y me costó unos cuantos meses conseguir que dejara de decirla.
Hoy se me ha ocurrido hacer una pequeña recopilación de ideas para intentar que nuestros pequeños no las utilicen (o al menos lo hagan el mínimo número de veces posible).

– Sustituir la palabra por otra que suene parecido. Ideal si tienes un retoño de 2 años que está empezando a hablar. Para que funcione tienes que emplear el mismo tono que cuando corriges un error gramatical:
      – Cuando dicen: Se ponió el zapato.
      – Normalmente corregimos: se puso el zapato (en un tono diferente)
      – Pues del mismo modo si salta: puta!
      – Le diremos: fruta! (en ese tono)
      – O si dice: joder!
      – Podemos contestarle: José?. (en el tono)
Es absurdo, pero con un poco de suerte no terminará de interiorizar la palabra para utilizarla perfectamente en contexto en unas semanas.

– Imaginemos que ya tienen dominio absoluto del uso de un pequeño repertorio. Una opción es ignorarles cuando las sueltan, ya que muchas veces buscan llamar la atención. Sin embargo a veces resulta bastante complicado, porque cuando hay gente delante y teniendo en cuenta que a todo el mundo le gusta opinar, como no le digas nada al chiquillo alucinarán con la mami pasota que tienen en frente. “No me extraña nada que le salgan así…” En mi opinión, lo mejor es llevártelo a otra parte.

– Cuando tienen más edad, puedes hablar con ellos y explicarles que no te gusta que hablen de esa manera. Tenemos un vocabulario muy amplio y hay más maneras para expresar enfados, alegría, sorpresa,… Podemos incluso pararnos a buscar un sustituto a alguna palabra que no queremos que utilicen.

– Claro, y si te pillan diciéndolas tú? “Mami, dijiste una palabrota!“… Pues tienes razón, lo siento. Ya ves, los mayores también nos equivocamos.

– Y cuando son mayores  y las emplean porque quieren y pasan de lo que les digas?. Bueno, en este caso la verdad es que no tengo muy claro qué es lo que haré. Quizá les pida que al menos no las empleen  cuando estén dirigiéndose a nosotros.

Nota: A alguien se le ocurre algo?

6 comentarios

  • Raquel G.hace 6 años

    Nosotros de momento no tenemos problemas (toco madera) O.O como mucho dice algun joder cuando le toca agacharse a cojer algo jeje

    responder
  • Madre desesperadahace 6 años

    Qué difícil es evitar las malditas palabrotas. Tomo nota. Gracias .

    responder
  • Aurorahace 6 años

    Una de mis cuñadas le hace lavarse la boca con jabon (literal) a su hijo de 6 años cada vez que le oye decir una palabrota y de momento le funciona!
    Yo tomo nota de todo….

    responder
  • Carrihace 6 años

    Los niños son muy de estereoptipos asi que les hago “parodia” que quien lo dice es alguien que no sabe hablar y que es un poco tonto. Al principio les hace gracia y se rien, pero el mensaje les llega que es lo que importa

    responder
  • Nieveshace 6 años

    Yo ya habia visto la aplicación de este sistema y lo que pasa es que luego ves al niño decir “manzana” muy enfadado y te das cuenta de lo que verdad quiere decir y no sabes que es peor si el remedio que la enfermedad aunque claro a esos que le gusta meterse en todo pues ya no pueden decirte que dice una palabrota

    responder
  • Anonymoushace 6 años

    De verdad Laura…me he meado de la risa con este artículo tuyo….(perdón…orinado).Me ha hecho mucha gracia lo de “tontoputa” y ,conociendo a tus retoños, me ha hecho más gracia todavía ponerle cara al momento ascensor o frutería…
    Me parece genial idea lo de las rimas, aunque no tengo muy claro aún lo que puede rimar con “mecagoenlaleche”, por ejemplo…
    Desde que Paula ha llegado,no tengo mucho tiempo para leerte,pero me encanta hacerlo en cuanto tengo hueco.
    Besitos y ánimo para seguir así de interesante,amiga.
    Emma 17.

    responder

DEJAR UN COMENTARIO

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar