Blog

Inicio  /  General   /  Sin gritos mucho mejor

Si consigo terminar el día de hoy sin gritar a mis hijos, habré cumplido mi primer mes (de los largos) sin gritos.

Y poco a poco me va costando menos. Ya no tengo la sensación ni necesidad de dar un alarido para poner orden en casa, porque mis hijos no esperan a la bruja avería  para reaccionar. Para ello hemos dejado muy claro que en casa hay dos normas muy importantes:

  1. Nos respetamos todos.
  2. Se escucha a papá y a mamá.
  • Y qué hacer para no recurrir a los gritos? Pues a mi no se me ocurre más que la consecuencia directa y relacionada con la acción, pero dándole la vuelta para que sea en positivo. Me explico con un par de ejemplos:

– Le digo que nos vamos a casa y empieza a correr en dirección contraria. No pasa nada. Relax. Todas las mamás terrenales tendrán que pasar por esto tarde o temprano. Incluso esa que te mira con cara de pena. Costará más o menos pero al final seguro que consigues volver a tu hogar. Una vez tranquilos explícale por qué es importante que vuelva a casa a su hora. Yo les digo que no puedo estar repartiendo cenas a merced de cada uno. Para que lo recuerde bien, no podrá salir al parque al día siguiente. Y ahora lo más difícil. No hay que olvidar cumplirlo!
– Si pega a un hermano, subirá cinco minutos a su habitación a pensar sobre ello. Después volverá para pedir perdón e incorporarse a su actividad. Si sube dando gritos o soltando algún que otro improperio o portazo, aumentará el tiempo de pensar.

Y cómo le damos la vuelta para convertirlo en positivo y acabe funcionando de verdad?

– Pues en lugar de decirle que, no podrá salir al día siguiente si no obedece a la primera cuando nos recojamos del parque, diremos: confío en ti, por eso si obedeces a la primera podrás salir mañana de nuevo al parque.
– En lugar de decir: como pegues o grites, subirás a tu habitación diremos, ya se que no vas a pegar, ni a gritar, pero si por alguna remota (ojalá) casualidad te equivocas, subirás para que pienses sobre ello y no empeores las cosas. Ve tranquilo y así no tendrás que estar más tiempo del necesario.

Cuesta un poco aprender a darle la vuelta al lado positivo, pero al final sale solo. Es importante que los niños se queden con lo que tienen que hacer y no con lo que no tienen que hacer. Pues de lo contrario acabarán haciéndolo por falta de recursos. Si quieres leer más ejemplos, en este post tienes alguno más.

  • Contaros que la semana pasada no fue del todo fácil, ya expliqué que andábamos un poco liados entre dos rutinas (verano e invierno) y que ni los niños ni yo sabíamos muy bien qué teníamos que hacer. Hubo momentos en que por no gritarles, me encontré en mi habitación dando uno de esos gritos ahogados para volver después más relajada entre las carcajadas de mis hijos que encontraron mi reacción un tanto cómica.
  • Pero esta semana hemos puesto una rutina y todo es más sencillo. A pesar del calor y de los días largos, no podrán salir al parque de casa de lunes a jueves. De este modo, evitamos que estén todos de los nervios y que dejen las tareas a medio terminar. A mis hijos les puede las ganas de jugar. Da un poco de pena, pero en casa ahora hay mucho más orden, menos prisas por llegar a todo sin pasarnos de la hora y mucha más paz. Además si les sobra tiempo entre la ducha y la cena, podrán jugar a lo que quieran siempre y cuando sea en casa.
  • Por último, contaros que me he dado cuenta de que cuando todos estamos enfadados, es mejor no intentar razonar, pues nadie va a dar su brazo a torcer y además es más que fácil que acabemos todos a gritos. Por eso es mejor que antes de sentarse a hablar, todos nos relajemos y pensemos en lo ocurrido. Después es mucho más fácil que cada uno se dé cuenta de sus errores y aprenda de lo ocurrido.

Y tú, qué tal llevas el Rinoceronte Naranja? Te animaste a empezar?

8 comentarios

  • Todas las madres nos empeñamos en que nuestros hijos pidan perdón. Yo aplicaba lo mismo hasta que me di cuenta que en mi trabajo de psicóloga orientaba a “no obligar al niño a decir perdón, tiene que sentirlo e interiorizarlo”. Probé y me funcionó. Cuando se tranquiliza en el rincón de la paz le digo “ya puedes jugar con tu hermano” si son capaces de mirarse y sonreír se han perdonado.

    responder
  • Inéshace 4 años

    Me ha gustado mucho lo de poner las cosas en positivo y esque últimamente me paso el día no hagas esto, eso no, no, no….
    Me pongo manos a la obra para intentar dar la vuelta al pastel a ver si consigo que mi pequeño revelde me haga más caso

    responder
  • Seguro que lo consigues

    responder
  • Madre desesperadahace 4 años

    Que sabia eres. Admiro tu paciencia y constancia. Yo soy incapaz. Aunque te aseguro que el reto de rinoceronte naranja me está ayudando mucho a controlar mi genio. Muchas gracias!!

    responder
    • mistrucosparaeducarhace 4 años

      Gracias.
      Yo empecé así allá por enero!!
      Por cierto, estoy intentando organizarme para subir a Madrid al evento padres y madres 2.0. Es que lo estoy viendo y me parece súper interesante, así que a lo mejor puedo verte en escena,…

      responder

DEJAR UN COMENTARIO

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar