Blog

Inicio  /  General   /  Ser vistos, ser oídos y ser reconocidos

Los hombres, necesitamos ser vistos, ser oídos y ser reconocidos. Nuestros hijos necesitan que les prestemos atención, que mostremos interés por ellos, que dejemos lo que estamos haciendo para mirarles a los ojos mientras les escuchamos, que escuchemos activamente lo que dicen y que lo valoremos. 

Os dejo hoy algunas ideas prácticas y muy concretas que nos pueden ayudar a ver, oír y reconocer a nuestros niños, pues la vorágine del día a día nos lo pone muchas veces difícil:

Aparcar el móvil. Un hábito muy bueno es silenciar el móvil durante las horas que queremos estar con nuestros niños. Si tienes teléfono fijo en casa, tu familia podrá localizarte en caso de que sea necesario. Si no, puedes configurar el móvil y apagar la mayoría de las notificaciones. Lo mejor de esto es que además es liberador para nosotros. Que el móvil muy bien, sí. Pero es muy pesado además de agotador,…

Adelantar el reloj por las mañanas, para despertar a los niños mucho más despacio, evitando tener el “correcorre” en la boca y dejando espacios para poder hablar y escuchar.

Acostar un poco antes, para poder alargar el rato de la noche, aprovechando que esas horas son siempre muy inspiradoras para los más pequeños.

Recoger la cocina estableciendo turnos. Con esto, no dejas de lado las tareas, pero salen conversaciones geniales.

Sacar al perro. Bien, si no tenéis perro, no os lo compréis por esto, pero estos paseos son perfectos para ver, oír y reconocer a nuestros niños.

Aprovechar la vuelta del cole. Si tienes la suerte de poder ir a buscar a tus hijos al colegio, aprovecha esos ratos. Vienen cargados de cosas que contar.

En el colegio, y si eres docente, pasar lista mirando al alumno, saludando y haciendo algún comentario positivo.

 

Y tú, ¿qué ratos aprovechas para ver, oír y reconocer a tus hijos?

Feliz día!!

1 comentario

  • ¡hola! pues yo aprovecho mucho los caminos de ida y vuelta al cole, y el ratito desde que se mete en la cama hasta que se duerme (donde me entero de miles de cosas, ¡ahí se explaya! ). por las mañanas, es verdad que he empezado a levantarle antes para ir más tranquilas, y es mejor, porque antes apuraba porque me daba penita, pero luego lo de ir corriendo no funcionaba nunca… y también me gusta el ratito en que le ayudo a vestirse.. el resto del día, suele pasar que ella está a mil cosas como yo, y aunque demanda mi atención, es tan cambiante que no me da tiempo a seguirle! 🙂 xxx

    responder

DEJAR UN COMENTARIO

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar