Blog

Inicio  /  General   /  Otra vez la lectura

No sé cuántas publicaciones voy ya en las que expongo ideas para motivar a los niños con la lectura. Seré un poco pesada, pero hoy vuelvo con otra más.

En casa, he visto cómo mis hijos han pasado por temporadas en las que no tienen ninguna intención de leer y siempre encuentran excusas o están demasiado cansados para coger un libro.

Una de ellas es cuando empiezan a leer libros menos ilustrados y con más texto. Los pobres leen tan despacio que no entienden nada, así que leer no supone más que un gran esfuerzo para unir las sílabas, una desesperación por ver que no terminan la página y desmotivarse al ver que no avanzan con el libro. Pobres, así yo tampoco leería,…
Para animarles un poco, muchas veces les he propuesto leer hasta donde hayan llegado, así por lo menos se enteran de la historia. Sin embargo, ver que no avanzan con el libro sigue siendo agotador para ellos.
Una solución sería claro está, ofrecerles cuentos más cortos y más ilustrados. Sin embargo, con mi hijo de primero de primaria no puedo hacerlo siempre ya que nos mandan los libros de la biblioteca de clase.

Otro momento duro, es cuando va siendo hora de dejar de leer por enésima vez los mismo libros de la serie blanca de Barco de Vapor y pasar poco a poco a historias un poco más extensas que no pueden terminarse, o al menos no es lo habitual, de una sentada. Entonces, se desaniman un montón pues a ellos lo que les interesa es empezar y acabar la historia.

Hablando con una amiga acerca de ésto, me dijo que ella lo que hacía en casa con su hijo era alternar la lectura leyendo una página ella, una página el niño. Y yo que tomo nota da todo, ese mismo día lo puse en práctica. Y qué cosas buenas tiene compartir de esta manera la lectura con el niño?
– La historia avanza, los acontecimientos se suceden a una velocidad más adecuada y eso engancha.
– Se enteran más del libro. Pues aunque se pierdan un poco durante su lectura, se reenganchan durante la nuestra y al final conseguimos que el niño esté más metido en la historia.
– Lee más, pues aguantan más tiempo alternando páginas que leyendo solos.
– Mayor satisfacción e interés de la lectura.
– Y cómo no, disfrutar de hacer algo juntos.

Para que mis hijos vayan habituándose a leer solos, después de leer un rato con ellos, les dejo y les animo a seguir un poco más.

Si quieres, puedes leer en este blog otras publicaciones en las que aparecen ideas para motivar a los niños con la lectura. Te dejo a continuación una pequeña selección:

Reforzamos lectura
Preparamos un cartel para motivar la lectura
Reutilizamos el cartel de lectura
Leer o dormir?

Feliz lunes!!

1 comentario

  • Anonymoushace 4 años

    Mi hija empezó a leer con 6 años los libros de Stilton. Como me parecía que tenía bastante mérito ya que para su edad son muy largos, le propopnía leer un numero de paginas y yo le leía de premio el doble. De esta manera se engancho bastante a la lectura y hoy es el día que lee por afición y no por obligación todas las noches

    responder

DEJAR UN COMENTARIO

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar