Blog

Inicio  /  General   /  Nuestro momento

Cuando se tienen muchos niños en casa, sin querer se te pasan las horas en un suspiro, y aunque estés con ellos todo el tiempo, hay días en los que tienes la sensación de no haber estado con ninguno. Lo ideal sería encontrar cada día un rato para pasarlo con cada uno, a solas, y dejar que te cuente, escucharle y contarle, abrazarle, besarle y decirle cuánto le quieres. Sin embargo muchísimas veces esta idea se queda para un bonito libro de amor de madre.

El otro día estuve en una reunión con la profesora de Micuarto, el de tres años. Hablábamos de su periodo de adaptación y de lo bien que lo estaba llevando a pesar de lo mal que lo habíamos hecho. Obsérvese que por los motivos familiares que ya conté, al pobre lo largamos de la noche a la mañana dos meses a Pamplona con sus hermanos a casa de sus abuelos, que una semana después de volver a casa nació la princesica ladrona de tronos, y que justo otra semana después el pobre empezó el colegio. Vamos, todo lo que no hay que hacer, pues se hizo.

A raíz de esto empezamos a hablar del periodo de adaptación en casa cuando nace un bebé y de la necesidad de reencontrar cada uno su espacio. Por aquel entonces reinaba el caos en mi casa y a mis días le habían quitado demasiadas horas. Ojo, que todavía no me las han devuelto todas,…

Entonces ella me contó que lo que hace es acompañar a la cama a sus hijos uno por uno (y os juro que tiene unos cuantos). De menor a mayor. Coge al más pequeño de los niños y lo lleva a la cuna para dedicarle un ratito (hablar, cantar, leer, rezar, besar,…) mientras el resto de los hermanos se queda en el salón con alguna ocupación. Cuando lo acuesta, va el siguiente, después el siguiente,… De esta manera, aunque el día haya sido duro  de trabajo, casa, tareas,… se asegura dar un ratito exclusivo a cada uno de sus hijos.

Nota 1: Muchas gracias Mariacozé. Menudo papelón te ha tocado este año con Mi Destroyer!

Nota 2: Por culpa de Mariacozé, Mi Destroyer se está civilizando…

16 comentarios

  • Sara M.hace 5 años

    ¡Qué alegría saber de vosotros! Y por lo visto todo va bien 🙂

    responder
  • Me parece una idea fantástica. Nosotros en poco más de un mes seremos tres y a dia de hoy ya me pasa lo que a ti, sobre todo con el mayor. Tengo la continua sensación de que le dejó desatendido, que nunca saco un rato para el.

    Creo que voy a empezar a aplicar lo de llevarlos por turnos a la cama, igual me funciona bien. 🙂

    Me alegro de leerte de nuevo. Un abrazo. 🙂

    responder
    • mistrucosparaeducarhace 5 años

      Enhorabuena! No sabía que esperabas el tercero! Espero que estés bien y que todo salga de maravilla.
      Me alegra mucho que te guste la idea.
      Un abrazo.

      responder
  • Rachelhace 5 años

    Me encanta!!
    Ayer me quede con esa misma sensacion y a mi personalmente me duele en el alma, ya que es un dia menos un dia que no le he sacado el jugo al regalo que la vida me dio, mis niños.

    Yo hago eso, llevar a cada niño por separado a la camita y la idea es esa sentarte y mimar por separado, pero el cansancio mental me puede demasiadas veces y es triste, los hijos son prestados…llegara el dia que sean ellos los que no tengan tiempo y me preocupa.

    Gracias por poner palabras a un sentimiento, lo tendre en cuenta y cada vez que lo consiga me acordare de ti guapa.

    besos

    responder
  • Yo no sé cómo lo haces para organizarte tan bien, a mí me parece magia. Deben de darte la varita cuando te quedas embarazada por primera vez.
    Un abrazo!

    responder
  • Madre desesperadahace 5 años

    Me parece una idea excelente. Yo sólo tengo dos, pero también me queda esa sensación de la que hablas de que atiendes a los dos y a ninguno. Los acuesto como dices, pero no es raro el día que el mayor interrumpe el ratito con el bebé por alguna necesidad imperiosa o que el bebé se despierta justo cuando estoy leyéndole el cuento al mayor. Yo tuve dos hermanos y no recuerdo a mi madre dedicando tiempo a uno en exclusiva nunca. Siempre a los tres a la vez. Y mis recuerdos son muy felices, así que hagas los que hagas, mientras ellos perciban los mucho que les quieres todo va bien. Besos.

    responder
  • Yohahace 5 años

    Yo tambien aprovecho de ese ratito cuando las acuesto,hablamos, me cuentan historias (reales e inventadas)pero a lo largo del dia trato de achucharlas de imprevisto y les encanta!

    responder
  • Aurorahace 5 años

    Me ha encantado. Muchas gracias y besos para la gran familia.
    Aurora

    responder
  • Anahace 5 años

    Me ha encantado!!! Súper profe y súper mami, menuda suerte q tiene destroyer!!!! Besos
    Ana

    responder
  • Tere Ávilahace 5 años

    es cierto, con los niños el tiempo vuela!

    besos

    responder
  • Sardinasperoconphace 5 años

    Me descuido y tu gordi ya ha hecho la Comunión!!
    Qué alegría leerte otra vez. A ver cuándo me siento yo de nuevo a sacarle punta a la vida.

    Voy por detrás, pero de camino viene el segundo. En marzo, concretamente, aunque parece que es para ayer!

    Un beso sardinero enorme. Me encantan tus consejos y anécdotas!

    responder
    • mistrucosparaeducarhace 5 años

      Enhorabuena guapa!!!
      Otra sardina para la casa!! Y ya sabes si es niña o niño?
      Qué alegría,.

      Espero leerte pronto y reírme un rato contigo.
      Un beso enorme!!

      responder
  • Beatricehace 5 años

    Yo no creo que en casa esto funcione. Sí estoy de acuerdo en que cada uno debe tener su momento, y lo que hago es dedicarles un rato de acompañamiento en sus deberes, para dudas y entre un cuaderno y otro comentarios de cole y cosas varias.
    También suelo hacer uso de un rato por las noches, a modo de privilegio (pobres míos). Cada día uno se queda un ratito y cuenta lo que quiere. Los minis se ponene en mis rodillas y no hacen más que decir “mmmmmmmmmm, ya se me ha olvidado lo importante”, pero te cuentan lo que quieren y alargan descaradamente “su” momento.
    A los más mayores ya no les cojo aunque se pegan mucho en el sofa y hablan y hablan y hablan… y así te das cuenta de la necesidad de ser el único y el primero de cada uno.
    Si te digo la verdad: ¡Cuanta paciencia a veces! cuando falta por hacer cocina, lavadora, cena de Maridín y varios de última hora, y qué gratificante ver a los hijos junto a los padres participandoles de sus cosas.
    ¡Que no se pierdan estos momentos! Son suyos y nuestros.

    responder
  • Beatricehace 5 años

    He visto que lees sobre la ceguera, últimamente esto me tiene sobrecojida.
    He conocido un matrimonio de invidentes, he compartido con ellos momentos de más intimidad, y me ha tocado hondo.

    responder
  • B a la Modahace 5 años

    Oye, qué interesante tu blog y tus consejos para atender a todos. veo que tienes algo que ver con Pamplona, no? Animo con todo.

    xoxo
    B* a la Moda

    responder

DEJAR UN COMENTARIO

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar