Blog

Inicio  /  General   /  Niños, nosotros también tenemos días malos,…

Pongámonos es situación,…

Supongamos una noche cualquiera en la que te has paseado por tres o cuatro camas o en la que se han colado entre tus sábanas niños varios que encuentran la postura perfecta cuando sus rodillas se clavan en tus caderas. Te haces una bola en alguna esquina de alguna cama para dormir lo que quede de noche, para levantarte después poco a poco intentando que los pobres riñones recuperen su forma habitual,… Te miras al espejo, las ojeras siguen creciendo, entras en la ducha y alguien te necesita con urgencia,… Despiertas al resto y preparas el desayuno al tiempo que organizas mentalmente la mañana de trabajo que tendrás que volver a organizar cuando sepas que uno de los niños está con fiebrón. En plena crisis de reorganización, otro de los niños te cuenta enfurecido que alguien le “robó” una de sus 500 cartas Pokèmon que ni siquiera sabe con seguridad si es suya o no, y tú mucho menos, pero como sólo escuchas MÍA, MÍA, MÍA,… empiezas con el proceso de desvinculación ondas sonoras-cerebro. Con el proceso de desvinculación finalizado con éxito, es imposible escuchar algo que comenta el papá de las criaturas que se marcha refunfuñando al trabajo dejando un beso en el aire que sigues con la mirada, pero que acabas perdiendo por culpa de un niño que se cruza SIN ZAPATOS y entonces, explotas,…!!

Mamá: PERO DÓNDE ESTÁN TUS ZAPATOS? TE LOS VOY A PEGAR A LOS PIES!!

Niño: IBA AL BAÑO A COGERLOS, PERO AHORA NO PIENSO IR!!

Agrupemos ideas, los riñones, las ojeras, una ducha interrumpida, el trabajo, el fiebrón, reorganizar trabajo, demasiados MíAS, el que refunfuña,… y el pobre que pasaba por ahí haciendo lo que debía, se gana gratuitamente las malas formas que no piensa aceptar, uniéndose sin vacilar a la discusión que acabamos de empezar,…

Y aunque la situación sea completamente ficticia y llevada al extremo, situaciones similares ocurren a diario en nuestras casas. Entonces qué? Pues que sí, que la sobrecarga que tenemos los padres, a veces hace que nos desahoguemos con nuestros hijos aprovechando cualquier tontería o fallo que hayan cometido. Y entonces qué? Pues que no se lo merecen, pero nosotros también somos humanos y nos equivocamos,… Y? Pues que si lo sabemos, vamos a contárselo y a darles una alternativa.

Explicarles que si algún día les hablamos mal de forma injusta y desproporcionada, es mejor que nos respondan con cariño y que pasados unos minutos nos digan que les dolió cómo les hablamos. Cuesta un tiempo, entre otras cosas porque tampoco se suceden demasiadas situaciones de estas, pero lo entienden y os aseguro que lo hacen.

Es muy importante, para que lo entiendan bien, explicárselo en un momento en el que todos estemos tranquilos. Y por supuesto, cuando llegue el día en el que a pesar de nuestras malas formas ellos nos contesten con cariño, deberemos serenarnos al instante para agradecerles sus palabras y comprensión.

Porque sí niños, todos nos equivocamos. Pero por suerte somos una familia y nos ayudamos.

FAMILIA

 

Feliz lunes!

Quizás también te interese esta publicación.

 

 

3 comentarios

  • Leticiahace 3 años

    Precisamente yo ya se lo tengo dicho, que cuando me vean perder los nervios sin sentido, me paren los pies con cariño 😉
    Un besico!

    responder
  • Pètalhace 3 años

    Bueno, buenísimo.

    responder
  • Dácilhace 3 años

    Aaay que razón tienes. Pero estos peques todavía nos son capaces de mirar más allá de su ombligo. por lo menos los míos. menos mal que de vez en cuando te sorprenden con un beso, un abrazo o una caricia cuando más la necesitas. Yo a mis hijos les suelo gritar a menudo que yo soy madre, sí, pero también PERSONA.

    responder

DEJAR UN COMENTARIO

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar