Blog

Inicio  /  General   /  Motivar en los estudios III

Hace un par de días, La Princesa Pastelera  me dejó un comentario al final del cual me pedía alguna idea para motivar a los niños con las tareas. Pues voy a aprovechar este post para hacer una recopilación de algunas publicaciones escritas en este blog acerca del tema, y así aprovecho para contaros algunas cosas más, muy tontas, pero muy eficaces.

Antes de empezar, os animo a todos a compartir vuestras ideas bien aquí, bien en facebook. Son de gran ayuda y seguro que habrá quien os lo agradezca.

– Hacer las tareas lo antes posible. De poco sirve la típica frase de “te dejo jugar, pero me prometes que después vas a hacer las tareas contento”, porque dejar de jugar para hacer las tareas es muy duro, después de toda la jornada escolar y a final del día, ni te cuento. Es muchísimo mejor invertir el orden. “Si terminas las tareas en el tiempo previsto tendrás tiempo para jugar”, suele ser mucho más eficaz. Claro que a veces no se motivan ni con eso. Es como si no creyeran en la recompensa que les espera: la satisfacción de jugar con todas las obligaciones bien hechas, su alegría y la de los que más le quieren. Por eso, puede ser conveniente motivarles con algún juego de rutinas como los que enlazo a continuación.

– Rutinas. Esto es fundamental. Un niño cuando sabe lo que tiene que hacer se siente seguro y se porta muchísimo mejor. En este primer juego, podéis ver cómo motivé a uno de mis hijos que entonces tenía 7 años a establecer una rutina. El chiquito perdía muchísimo tiempo haciendo las tareas y ese fue el objetivo primordial. Fue un éxito.

– Hace bien poco, otro de mis hijos comenzó también a eternizarse con las tareas. Lo que tenía que hacer en media hora, según sus profesores, le llevaba toda la tarde. Al final yo me ponía de los nervios, y entraba cada dos minutos en su habitación para observar con desesperación que siempre estaba liado en alguna cosa. Como muchos sabréis, a mis hijos les encanta el deporte en general y el atletismo en particular. Tienen pasión por salir a correr y se pasan el día luchando por conseguir nuevas marcas. Pues bien, se me ocurrió que el tema cronómetro podría centrar al chiquito, así que saqué uno que tenemos en casa, le pedí que preparara las tareas y le dije que no me llamara en los 30 minutos que disponía para hacer sus deberes, que si tenía alguna duda que la dejara para el final. Oye, un exitazo. Todas las tareas en el tiempo previsto, y para mi asombro, me comentó que las dudas que le habían surgido, las había sabido resolver él solo al hacer los demás ejercicios. Está siendo un éxito.

– En este otro post, os enseñaba otra forma para establecer rutinas pensado para niños más pequeños. Se puede incluir las tareas si gusta la idea.

– Es importante el factor sorpresa. Yo muchas veces les digo que estoy preparando un nuevo plan muy chulo y voy despertando su interés. Cuando lo tengo listo, les doy la sorpresa. De este modo, empiezan el nuevo juego entusiasmados.

– Tener un lugar de trabajo, libre de juguetes o distracciones varias.

– También nos ha servido mucho estudiar con ellos, tal y como os cuento en este enlace.

– Y por último, y a pesar de que esta entrada trajo mucha polémica, en casa nos sirvió de mucho esta idea que surgió casi sin querer, para que los dos mayores se dieran cuenta de que las notas servían para algo y que con un pequeño empujón, podían obtener muy buenos resultados. Ahora este juego ya no lo hacemos, ellos ya han experimentado la satisfacción personal que se tiene al traer buenas notas a casa y ya han visto nuestra alegría y orgullo cuando eso ocurre. Pero bueno, si vuelve a surgir pues lo haremos de nuevo.

Feliz miércoles.

4 comentarios

  • Hola Laura.
    Te agradezco mucho esta entrada y el interés que has puesto en asesorarme. Me ha venido genial esta cantidad de ideas. Me las he leído y releído todas y pondré en práctica más de una. La idea de ponerle un reloj creo que le puede venir muy bien a mi hijo. Lleva toda la tarde para hacer seis ejercicios. Y la de estudiar con él también. También creo que se aprende con el ejemplo.
    Ya te contaré los progresos.
    Muchas gracias de nuevo.
    Un saludo.

    responder
  • Madre desesperadahace 4 años

    Tomo nota de todas y cada una de rus ideas, porque me han encantado. Lo cierto es que temo un poco el momento en el que Daniel comience a traer deberes a casa porque los peques están muy acostumbrados al parque por las tardes y, en invierno, como te metas en casa ya no sales. Tendremos que ir del cole a casa y el que saldrá perdiendo es el pequeño, pero la vida es así. En otras cosas ha salido ganando 😀

    responder
    • mistrucosparaeducarhace 4 años

      Yo también hacia mucho parque cuando los mayores estaban en infantil. Ahora ni pensarlo. Todos a casa. Tantas obligaciones no dejan espacio para mucho tiempo libre. Aprovecha!

      responder

DEJAR UN COMENTARIO

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar