Blog

Inicio  /  General   /  Miedos
Mi niño de 4 años lleva una temporada con muchos miedos. Es incapaz de quedarse sólo en una habitación. Si tiene que ir desde el salón al aseo que tenemos al otro lado del pasillo, lo ves asomado, examinando el terreno pero sin atreverse a dar un solo paso sin compañía. Duerme con el flexo pegado a la cara y por la noche si se despierta asustado viene de una carrera a nuestra habitación para meterse entre nuestras sábanas.
Razón? Probablemente su imaginación desmesurada. Le encanta salir con sus hermanos a inspeccionar terrenos e investigar acerca de cosas que por supuesto nunca han ocurrido. Siguen rastros de lobos, ven ladrones, agujeros de balas en la pared,… Y como se mete tanto en el papel, al final se lo cree todo. De nada sirve que yo le explique que aquí no vienen los lobos, que para los ladrones tenemos por vecino a un policía nacional,  ni que el agujero de la pared está ahí desde que echaron el mortero. De nada sirve explicarle los sistemas de seguridad que disfrutamos, que papá y mamá estamos en casa para cuidarle y que no vamos a dejar entrar a nadie ni a nada que no nos guste.
Qué solución hemos encontrado entonces? Pues las que él ha inventado:
1.       A pesar de que hubiera preferido que fuera el auténtico el que nos protegiera, hemos puesto a Spiderman a trabajar con ayuda de un conejo y un oso:
2.       Pero lo que realmente le ha tranquilizado ha sido esta nota en la puerta de casa, bien alta, para que todos la vean:
Ya ven, a miedos disparatados, soluciones disparatadas,…


5 comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar