Blog

Inicio  /  En mi casa no caben los gritos   /  Gritos varios a extinguir

Quien quiera dejar de gritar, tiene que empezar recordando, que algunos de los gritos que donamos al ambiente a lo largo del día, aunque no sean por enfado ni desesperación, tampoco contribuyen a una buena dinámica familiar. Por eso conviene intentar dejarlos,… Pongo varios ejemplos para que me entendáis:

Processed with Moldiv

– Desde un punto cualquiera de la casa, dirigido al niño que se está duchando: SAL DE LA DUCHA!!!! Vamos a ver. No nos oyen. Igual que nosotros tampoco les oímos a ellos cuando estamos bajo el agua y aporrean la puerta. Ese sal de la ducha, confunde al resto de los hermanos que han oído el grito, enerva a la madre porque el niño no hace caso y el de la ducha no se entera. Conviene llamar a la puerta para que atienda, asomar la cabeza y en tono relajado pedir que salga.

– Peor todavía es, cuando el agua de la ducha no deja de sonar y le dijimos una ducha rápida y tenemos la sartén en el fuego y a la niña llorando y estamos demasiado lejos,… No es raro acabar diciendo a uno de los hermanos: QUIERES DECIRLE A TU HERMANO QUE SALGA DE UNA VEZ! Pues bien, ahora el que se lleva el grito es el que por casualidad se encontraba a nuestro lado, que además transmite el mensaje en el mismo tono o uno peor, con el consiguiente cabreo del que se está duchando que se lleva un grito de su hermano que no piensa aceptar. En el mejor de los casos, la cosa queda ahí. Aunque no podamos soportar el sonido del agua que no cesa, conviene pedir al niño que tenemos a nuestro lado, de buenas formas que le diga a su hermano que vaya saliendo.  

– El típico “niños, id apagando la televisión!” suele acabar en HE DICHO QUE APAGUÉIS! Aquí hay dos puntos. Primero, están abducidos completamente. Y no es broma. No han oído la primera parte seguro. Segundo, ese id apagando no concreta nada. Entonces apurarán todo lo que puedan para seguir viendo la televisión hasta que llegue el aviso real. Conviene plantarse delante de la televisión (aún así a alguno le cuesta reaccionar,…) y explicarles en tono amable, que cuando acabe el capítulo o la película que están viendo o que dentro de cinco cinco minutos, apagarán la televisión.

– Uno de los gritos más comunes, suelen darlo ellos. El tradicional, cariño llama a tus hermanos y diles que vengan a cenar,.. A CENAAAAAAR! Y entonces rematamos con el tímpano tocado, PARA ESO LOS LLAMO YO! QUIERES IR A BUSCARLOS! Dado que este es uno de los gritos más populares que han inventado los niños y que desde tiempos ancestrales conocemos los padres, conviene adelantarse y pedirle al chiquito directamente que vaya a la habitación donde se encuentra su hermano y le diga en el tono más amable que pueda emitir, que la cena está lista.

– Y cuando los oímos pelear? Esto desquicia a cualquiera. Así que una de dos, o lanzamos un grito desde la otra punta de la casa COMO VAYA OS ACORDÁIS! que no escuchan por estar pendientes de su trifulca, o nos acercamos a ellos con un QUÉ PASA AQUÍ! ME TENÉIS HARTA! Que contribuye al encrespamiento general. Conviene acercarse y con la voz más serena posible, añadiendo cierto aire del disgusto que probablemente tendremos, decir algo así como “no me lo puedo creer”. Normalmente, ese cambio radical entre lo que ellos estaban diciendo y lo que les llega de fuera, les hace reaccionar bastante. A partir de ahí es más fácil gestionar la situación.

– Por último, recordar que el niño de 4-5 años que tiene a todos “Los Vengadores” en fila al tiempo que emite varios puuuffffff tisss plasss kiskis class plafff, nunca jamás atenderá a nuestras vulgares órdenes. Entendámoslo. Está salvando el mundo! Conviene mirarle a la cara y pedirle que te mire. A veces les cuesta reaccionar. Sólo cuando estemos seguros de que ha vuelto a la realidad de su habitación, podremos pedirle algo. Y paciencia, porque aunque cueste mucho traerlos a la realidad, en un instante son capaces de volver de nuevo a su mundo, para completar la misión que tienen entre manos.

En este enlace, encontrarás los tres primeros pasos “en mi casa no caben los gritos”.

Ánimo. Se puede.

Feliz jueves!!

3 comentarios

DEJAR UN COMENTARIO

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar