Blog

Inicio  /  General   /  Dime lo que tengo que hacer. No al revés.

Hace tiempo, leí en algún libro que no recuerdo, que a los niños más pequeños, aunque también va bien para no tan pequeños, hay que explicarles lo que tienen que hacer y no al revés. 

Me explico. Cuando les decimos no hagas esto, lo otro o lo de más allá, en realidad la única información que les estamos transmitiendo es la que no tienen que hacer, pudiéndose quedar de este modo muchas veces sin recursos para saber la alternativa a un comportamiento erróneo. 

Detallo un par de ejemplos y expongo otros más para que me entendáis un poco mejor:

– (Al cruzar la carretera) No te sueltes de mi mano!. Muchos niños, ante esta orden obedecen sin problema. Pero otros, forcejean nada más escucharla y sentir la mano sujeta. El niño recibió la información negativa de “soltar”, y se quedó con ella. Como alternativa podríamos utilizar agárrate fuerte de mi mano para cruzar la carretera. De este modo lo que decimos y esperamos de él coincide. Algo mucho más sencillo de entender.

No tires los juguetes! Como es lógico, durante el juego el niño desordena. Es posible que en algún momento del juego se pongan más nerviosos, por cansancio o aburrimiento. Entonces puede que tiren alguna pieza o mientras se rebozan por el suelo den alguna patada bien intencionada a juguetes varios. Dar la orden de no tirar o de no dar patadas a un juguete, en ocasiones no ayuda mucho. Igual que en el ejemplo anterior, les estamos diciendo una cosa y esperamos que hagan otra. Conviene frases tipo cuida tus juguetes, el castillo que habías montado era muy bonito, podrías reconstruirlo, si ya te cansaste de jugar, hay que recoger, si quieres puedo ayudarte,…

No metas las manos en el puré, podríamos sustituirlo por utiliza la cuchara para comer.

No pegues ni insultes a tu hermano, por trata con cariño y respeto a tu hermano.

No me contestes, por háblame como yo te hablo a ti.

Estás llenando el salón de migas, por coge un plato o come el bocadillo en la cocina.

No grites, por habla más bajito.

No salpiques, estás mojando todo el suelo del baño, por corre la cortina o cierra la mampara si quieres salpicar un rato.

– (A remojo, esponja en mano, dando brillo a los azulejos que se nos resisten,…) Estás mojando todo el suelo!, podríamos sustituirlo por, limpia mejor los azulejos del otro lado. Están mucho más sucios.

– (En la piscina) No te tires al agua, por quédate sentado en el bordillo hasta que yo te de la señal.

Y aunque parece que estamos diciendo prácticamente lo mismo de las dos formas, es la segunda manera, la que ofrece alternativas al comportamiento que queremos que deje de hacer. De la segunda manera, lo que decimos y lo que esperamos de ellos, coincide. Más sencill de entendero, no?

Quizás también te interese leer:

– Frases positivas utilizadas a menudo en educación:  https://www.mistrucosparaeducar.com/2014/03/10/frases-positivas/ 

– Las frases que NO debemos decir a nuestros hijos: https://www.mistrucosparaeducar.com/2014/03/24/las-frases-que-no-debemos-decir-a-nuestros-hijos/

Feliz lunes!

3 comentarios

  • Silviahace 3 años

    Me encantan las frases positivas y procuro usarlas siempre que puedo. Es verdad que hay veces que montan semejante lío que no me sale ninguna al momento. Buena recopilación para no quedarnos en blanco. Gracias.

    responder
  • Erikahace 3 años

    hola… tengo algunos meses leyéndote aunque en modo “anónimo / espia” porque nunca he comentado..
    al leer esta entrada me ha dado nostalgia? o algo así.
    mi hija tiene 5 años 4 meses y hasta hace poco nos comunicábamos bien, nos entendíamos, conversábamos y llegábamos a acuerdos justos y necesarios cuando ella quería/no quería hacer algo..
    pero últimamente (quizá un mes o menos) en mi casa y de la boca de mi hija sale constantemente frases como “si yo quiero, quiero; sino quiero, no quiero” “si digo que sí, es sí; si digo que no, es no” “te dije que sí? no. entonces es no” cosas así bastante groseras en un tono de voz nada cordial.
    (disculpa si hago un post de este comentario pero me siento en la cuerda floja)
    tuvimos un feriado largo y me siento abrumada con la actitud de mi hija.. no sé si es una fase, si algo le molesta, si la he presionado sin querer y ella está reventando o se cansó de ser la niña de trato dulce y que todo lo entiende aunque no le guste.. porque ahora no le gusta y no le gusta…
    no le grito, obviamente no le pego, cedo cuando veo que está bien q “el que no quiera” no afecta en nada, y le hago ver y sentir las consecuencias del “no quiero no quiero” pero me siento muy insegura y no sé si está bien ese “si quiero quiero, sino quiero no quiero” o debo pararlo YA

    responder

DEJAR UN COMENTARIO

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar