Blog

Inicio  /  General   /  Diagnóstico: Pre-adolescencia

Diagnosticado el primero de mis hijos con pre-adolescencia aguda y ante los primeros síntomas de contagio del segundo, soy consciente de que aunque hayamos entrado de puntillas y casi como sin querer, nos vamos a quedar a pasar una buena temporada por aquí ya que nos queda al menos 10 años para declarar esta casa libre de pre-adolescencia, con varios años por delante para acabar con su hermana mayor. Es por ello que tengo bien abiertos los ojos para identificar cualquier señal que me permita situarme  en disposición de tregua, negociación, ataque, defensa y ya que estamos, echarme unas risas con ellos.

Algunos de los más destacados síntomas encontrados en mis hijos (varones) son:

1- En la piscina, hace saber a todos los bañistas que va a lanzarse al agua haciendo alguna proeza, pero sólo se tira cuando el grupo de las niñas se digna a mirar.

2- Descubre un grupo y está convencido de que ese es el mejor de toda la historia de la música. Su argumento empieza y acaba en el single que se escucha en casa una media de 10 veces al día a 120dB.

3- Sus conversaciones dejan escapar infinidad de chistes irónicos, busca el doble sentido a todas las palabras y se ríe él solo de sus gracias mientras el resto de los hermanos, que no pillan ni la mitad le mira con cara de incógnito.

4- Ante mi sugerencia de salir a darme un baile en el patio a la hora de la llegada o recogida del colegio, sujeta suavemente mi brazo creyéndome capaz de ello.

5- Se cierra en el baño para peinarse y trae al desayuno cada uno de sus cabellos en perfecta alineación, aunque asegura que apenas se pasó el cepillo y que aquello es fruto de la casualidad y su buena melena.

6- Vegetta y Willyrex son como de la familia. Si tienen gripe nos enteramos todos.

7- Sustituye los “buenos días” por frases del tipo “Konan, megamega Konan, konan”, hasta tal punto que toda la familia acaba saludándose cariñosamente conjugando a “Konan”.

8- Crea un servidor para jugar al minecraft con sus amigos, se estudia todos los pasos que le permiten hacer el cubo rubik en menos de un minuto, pero si el aspirador no le funciona, no se le ocurre que la solución pueda estar en enchufar bien el aparato.

9- Tiene sordera aguda y selectiva a la voz de su madre, sin embargo la introducción aleatoria de palabras como “minecraft, linkin park, parkour” entre la frase, soluciona rápidamente el problema.

*Si has identificado alguno de estos síntomas en tu hijo, puede que sufra de pre-adolescencia y puede que no. Si no encontraste ninguno de los síntomas, no quiere decir que te estés librando de ella. Pero si aquello de “Vegetta y Willyrex” te sonó muy raro, sonríe. Todavía te quedan varios años de tregua.

Feliz jueves!!

8 comentarios

  • Maruhace 2 años

    Qué bueno. Yo tengo dos que deberían estar entrando (12 y 11 años), pero ninguno de los síntomas me cuadran. jeje.
    Los míos están en un plan un poco más protestón, “claro siempre igual”, “siempre me toca a mí”, “es que a mi hermana como llora no le dices nada”… y no mucho más por ahora. Pero lo de Vegetta y Willyrex me suena a chino!! ! (quizá a ellos no)
    Un abrazo Laura y gracias!!!

    responder
  • PATRIhace 2 años

    He tenido que buscar Vegetta y Willyrex en google… pero mi hijo de 3 años tiene sordera selectiva.. eso sí.. sus palabras clave son “regaliz” “chocolate” 😉

    responder
  • Mónicahace 2 años

    Jajaja! Me encantó la entrada y creo que todavía estamos lejos entonces porque no se cumple ninguno de tus puntos y eso último no lo había oído nunca. Así que aún tengo tiempo de prepararme para su llegada como merece, porque pienso disfrutarlo también!
    Un abrazo!

    responder
  • Patriciahace 2 años

    Me he sentido muuuuy identificada… Yo también tengo un hijo pre-adolescente que sigue el mismo guion que el tuyo… jajaja! Su palabra comodín, sin embargo, no es Konan, es una invención suya (creo): “pichi”, que puede ir acompañada por “pichini” y/o “pene”, adornado todo con risas excéntricas, boca de conejo y bailes de movimientos espasmódicos que me recuerdan a Joaquín Reyes en sus primeros monólogos…
    Vegeta también es de casa, pero a Willirex (aunque el nombre quiere sonarme) todavía no tenemos el gusto de que nade hasta en nuestra sopa. Sin embargo, Rubius… Ese sí, si nos descuidamos lo esconden debajo de la cama hasta que los papeles de adopción estén en regla.
    Lo de las palabras aleatorias metidas en cualquier conversación cual coma o punto y seguido también lo sufrimos y sus chistes (malos, malos, malos) de los que sólo se ríe él, también nos acompañan para amenizarnos cenas y veladas varias. Todavía no estamos en el punto de exhibicionismo porque mi hijo es más bien tímido, pero está presumidete y ya no le gusta el entrecejo ni la pelusilla del bigote. Mi marido y yo nos reímos mucho acordándonos de toooodas sus cosas, sin embargo, igual que a él le da vergüenza que bailemos en público o que le demos un beso, nosotros también sufrimos (no tanto como él) cuando quiere hacer “humor” en una comida familiar…
    Me ha encantado el post. Bsitos!

    responder
  • Sara M.hace 2 años

    Dos manos arriba!!! Niña de 15 y fotocopia del tuyo de 12. Aunque este pasa más de las niñas. Este año los Reyes (eres la mejor, Mamá!!!) le han traído entre otras cosas un bote de Axe. Prometo que si lo llevo a saber no lo compro, pero como ve a sus primos pensé en darle ese gustillo. Qué pestazo! Hasta su padre pregunta cuánto se ha puesto…
    Clash of clans imagino que no te sonará de nada…

    responder

DEJAR UN COMENTARIO

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar