Blog

Inicio  /  General   /  Del dicho al hecho hay un trecho

…pero no debería ser así.

Escena del domingo en la piscina, 35ºC, 95% de humedad, tensión de todos los veraneantes por los suelos, ganas de educar de los que tenemos que educar incluso en estas condiciones: cero: Niño de poco más de dos años que ya controla esfínteres. Mamá del susodicho sentada la mar de a gusto en una silla playera. Niño que se mueve con cierta inquietud. Mamá que sospecha de algo mira amenazante desde la distancia. Niño mantiene la mirada desafiante y se baja el bañador. Mamá levanta el dedo índice y lo mueve de derecha a izquierda utilizando los músculos imprescindibles, ni uno más. El niño hace pipí en medio del césped de la piscina. Mamá que todavía sigue inmóvil, levanta lentamente la mano y la mueve a modo de te voy a dar en el culo. El niño tan pichi se larga. Yo que lo he visto todo, ya sé dónde no tengo que poner la toalla. Lección para el niño: cuando mamá dice que no, hago lo que me da la gana, porque la consecuencia desde tan lejos nunca llegará. Y claro, visto desde fuera es muy fácil ver lo mal que lo hacen las demás, pero si te fijas, todas las mamás y papás normales acabamos tarde o temprano haciendo lo mismo. Pongo un par de ejemplos:

Cuando decimos: “como hagas esto o aquello, no vamos a casa de los abuelos”. La realidad es que esa misma mañana compramos el HOLA! y lo tenemos en el bolso para sacarla en cuanto lleguemos a casa de nuestra madre para comentar todos los tocados de la boda del príncipe Guillermo y no tenemos ninguna intención de aplazar el plan para el día siguiente.

Cuando decimos: “castigado sin ir esta tarde a la piscina”. La realidad es que sabemos perfectamente que por nuestro bien, el chiquillo se tiene que bañar para refrescarse y gastar un poco de esa energía que le sobra.

Cuando decimos en el parque: “pues nos vamos a casa”, al tiempo que recogemos el bolso, la moto y vamos llamando al resto de los hermanitos que ponen cara de no enterarse de nada. En realidad sabemos que después de los ruegos insistentes y las promesas por parte del niño de portarse definitivamente bien y para siempre, les vamos a decir que nos quedamos, que todavía son las seis y a ver qué hacemos en casa hasta la hora de la cena.

Cuando decimos “que no quieres comer? pues a la cama!”. Y en realidad sabemos que como el espíritu de la golosina que tenemos por hijo se vaya a la cama sin cenar, no vamos a poder dormir en toda la noche pensando en sus gramos, percentiles e índices de masa corporal.

Creo que si el niño sabe que no vamos a ser consecuentes con lo que decimos, en dos días nos toma por el pito del sereno, yo prefiero pensar dos veces lo que voy a decir o la consecuencia que va a tener un mal comportamiento y cumplirlo. Vamos, que si está claro que lo de arriba no lo vamos a hacer, habrá que idear otro repertorio, por ejemplo: si te portas bien, cuando vayamos a casa de los abuelos, de premio tendrás un helado; si te portas bien te dejaré sacar la colchoneta a la piscina esta tarde; como te portaste mal en el parque ahora te vas a quedar un rato sentado en este banco; cómetelo todo que hoy hay un postre especial.

No te preocupes si incluso con guión leído y aprendido acabas diciendo cosas insospechadas imposibles de cumplir. Es increible la habilidad que tienen para desmoronar nuestros planes.

Feliz día!

8 comentarios

  • Jesúshace 6 años

    Qué grandes verdades!! Disfruta de tus vacaciones!! Hasta el 22 de agosto!!

    responder
  • mistrucosparaeducarhace 6 años

    Gracias!!

    responder
  • Rachelhace 6 años

    Chica lo as calcao…. yo con 3 meto la pata en las mismas cosas…pero bueno así es la vida…
    por cierto me he leído el blog, me encanta…y me instalo por aquí…un beso

    responder
  • mistrucosparaeducarhace 6 años

    Me encanta que te instales por aquí Rachel, me alegra que te guste el blog.
    Gracias.

    responder
  • Raquelhace 6 años

    Madre mía… hija estoy reflejada en 4 de 4!!. No es excusa, tengo dos hijos de 3 y 2 años y siento que pueden conmigo.
    Estoy embarazada de 26 semanas, y justo hoy lo comentaba con mi marido… Cariño, estos niños me toman por el pito del sereno, sé que es un problema de constancia, pero a veces siento que no puedo…
    Te leo y digo, tiene razón, acción y reacción… si los niños actuan y la mamá no reacciona los niños seguirán igual.
    Ojalá tus trucos me sirvan y mi paciencia aguante algo más, jajaja!.
    Yo también me instalo por aquí…
    Muchos besos y disfruta de tus vacaciones… si es que como mamá eso se puede.

    responder
  • mistrucosparaeducarhace 6 años

    Raquel, enhorabuena por ese embarazo!! El tercero se disfruta muchísimo, de veras!!
    Yo también espero que mis tucos me sirvan y que mi paciencia aguante, en parte por eso he empezado a escribir este blog.
    Ánimo!!

    responder
  • Qué bueno!!!!!! Me he reido mucho y he visto mi vida pasar en segundos…y eso que sólo tengo una de 8 meses. Se aprende mucho del blog, me lo estoy zampando de cabo a rabo!

    responder
  • mistrucosparaeducarhace 6 años

    Sardinas, pero con P, me alegro muchísimo. Muchas gracias.

    responder

DEJAR UN COMENTARIO

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar