Blog

Inicio  /  General   /  De cómo refrescar la mente en 26h

Ya os contaba el viernes que me iba a escapar a Madrid el fin de semana con Mimaridín. En realidad teníamos que hacer una gestión el sábado por la mañana, pero si lo decoramos un poco con una cenita por aquí, una comida por acá, ahora nos acercamos a una exposición y una copita viendo el atardecer, ya tenemos en escapada Lover de película en toda regla.

Pero además de comprobar lo sucia que estaba Madrid por la huelga de basuras y de aprender a pasear sin mirarlas más que de refilón para evitar pisarlas, vengo sorprendida de toda la información que tenía almacenada en esa región del cerebro destinada a los recuerdos que he podido desempolvar, para revivir durante estas 26h que uno puede:

– Sentarse a leer sujetando sólo el libro y no al niño que se cuelga del brazo.
– Pasar de página.
– Cenar en el turno de los españoles y no en el de los guiris, porque saliendo pronto volveremos pronto,…
– Hablar y seguir hablando con la misma persona y en el mismo sitio.
– No mirar el reloj durante la cena para que no se nos pase la hora de llegar a casa.
– No restar las horas que me quedan de sueño a partir de las doce de la noche.
– Ducharme sin espectadores y sin que me pasen las zapatillas de estar por casa mientras me aclaro el champú.
– Desayunar sin derramar leche por la mesa.
– Pasear por la calle sin contar (1, 2, 3, 4 y 5 están todos) y vuelta a empezar.
– Cruzar la calle sin leer las caras de los niños para ver quién será el escapista de turno y poder pillarlo a tiempo del jersey.
– No cambiar pañales entre el primer y segundo plato. Un lujo.
– Ver una exposición sin que peligren los cuadros.
– Seguir paseando sin coger en brazos a los cansados.
– Tomarse una copita en una azotea de Madrid sin sufrir por las alturas, sin ordenar que nadie se acerque a menos de dos metros a la barandilla y sin necesidad de comprobar que se cumpla lo dicho cada 30 segundos.
– Visitar a mi hermana en su casa ordenada y que después de un buen rato hablando despreocupádamente, la casa siga ordenada. Impresionante.
 – Volver a casa agotados de tanto marear.

Nos lo hemos pasado genial, hemos desconectado de lo lindo y traemos las pilas cargadas. Pero a pesar de todo lo que he podido revivir, sigo pensando que no hay nada como el caos de mi casa!

Feliz semana!!

Nota 1: Muchas gracias Carmen y Javier.
Nota 2: Mañana es martes, martes de cuentos, pero no dejéis de leer el post, pues os propongo uno de forma MUY especial,…

2 comentarios

  • quedateenminubehace 4 años

    Jaja, sí desde luego, no hay nada como ese caos!!!
    Me alegro que hayáis disfrutado.
    Besos,

    responder
  • Lara Comesaña Gilhace 4 años

    A los hijos se les quiere con locura, pero de vez en cuando tanto nosotros como ellos necesitamos estar con los de “nuestra especie” verdad?? … me ha encantado el post, pero esto ya es habitual.
    Besos, Lara (Con Olor a Bebé)

    responder

DEJAR UN COMENTARIO

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar