diciembre 2015

Inicio  /  2015

Creo que estas fechas nadie se libra de ir de cabeza. Entre que tenemos que hacer mil cosas y que el cambio de año parece presionarnos un poco a cumplir con todas, nos queda poco espacio para todo. Dentro de un par de días viajaré a Pamplona para disfrutar de mi familia, amigos y como no de mi tierra. Este año, el 29 de diciembre a las 17:30 en Pamplona, estaré dando el taller "educar con humor y mucho arte" en colaboración con Familias Numerosas de Navarra. No sé cómo agradecer la acogida que ha tenido esta iniciativa. Espero saber devolveros tanto cariño recibido. Debido a que mucha gente se ha quedado sin plaza, estamos trabajando para repetirlo al día siguiente a la misma hora y mismas condiciones. Os confirmaré por las redes sociales. 

Sin duda, las nuevas tecnologías son maravillosas. De repente, tenemos el mundo en la palma de nuestra mano: ideas, personas fantásticas, todo tipo de información,… Pero no si un precio: el vértigo y la desconexión de uno mismo y de los demás.

Hoy nos hemos unido, Laura  MTPE desde la perspectiva de la educación e Isabelle TFMP con la visión de tomar decisiones de forma libre, para lanzar el #RETOMENOSMOVIL.

Queremos compartir ideas que nos ayuden a convivir de forma saludable con las nuevas tecnologías,… Aprovecharnos de ellas, sin que ellas se apoderen de nuestras vidas,…

¿Quieres formar parte?

No es fácil controlar una rabieta de un niño de dos años, pero todo el mundo habla de ella y al menos estás seguro de que tu pequeño se está comportando de una manera predecible. De lo que se habla muchísimo menos es de esa pérdida absoluta de los estribos en niños mayores. Esa transformación que jamás imaginamos y que ya no esperábamos una vez superada la etapa de los 2-3 años. Creo que una da las cosas que más me ha ayudado en la educación de mis hijos, es comprender las emociones fuertes en general y la ira en particular, aceptarlas, aprender a gestionarlas y enseñar a controlarlas.

Hace tiempo escribía,... Las nuevas tecnologías son maravillosas. Gracias al whatsapp tengo contacto prácticamente diario con toda mi familia y mis amigas de la infancia. En Facebook, he encontrado a compañeros del colegio y de la facultad que no sabía nada de ellos desde hacía años. Estoy viendo crecer a mis sobrinos y cuando llego a Pamplona después de varios meses no me sorprendo del cambio que han pegado,… Mantengo amistad con personas que están al otro lado del planeta y tengo la sensación de que pueden llamar a la puerta de mi casa en cualquier momento. No es difícil encontrar tarifas para hablar indefinidamente con todo el que quieras y existen montones de aplicaciones con videollamadas gratuitas. Una maravilla.

Aunque durante las vacaciones de verano instagram se llene de fotos maravillosas en la que todo está enfocado, pensado y encuadrado, los que utilizamos esta red social bien sabemos que también está llena de filtros. Y aunque durante el verano que vivimos fuera de las pantallas también nos rodeemos de cosas bonitas, nos quitemos cargas laborales y dediquemos mucho más tiempo a la familia, a pesar de los buenos planes y cambios de aires, a veces también se complican los días. Hace unas semanas, releí en el libro El Cerebro Del Niño un ejercicio para nosotros, los padres, ideal para practicarlo ahora que podemos encontrar algunos momentos de calma. En él, el Dr. D. Siegel, simboliza la mente como una rueda. En el centro, hay un lugar seguro para relajarse y elegir en qué se va a pensar. 

Hace un par de años, mi madre me recibió en Pamplona con un montón de carpetas clasificadoras apiladas cuidadosamente a la entrada de mi habitación. La mayoría de ellas se fueron a la basura directamente, aun sabiendo que dentro se iban tanto amor platónico con forma de recorte de revista. Creo que sólo abrí una de las carpetas y en ella encontré un papel doblado escrito a máquina con 25 preguntas ingeniosas y la calificación posterior en función de la puntuación obtenida. Esa misma tarde, hice el juego a los niños y les encantó.

Últimamente, arreglo todo a golpe de calendarios. El primer cuadro que colgué, fue porque uno de los niños me lo pedía constantemente. Además de ubicarse en el tiempo, necesitaba asegurarse de que no se iba a olvidar de algunas cosas. La necesidad de saber el día en que viven, ya la habíamos vivido con sus hermanos mayores durante sus últimos años de infantil. Entonces hice este calendario perpetuo que hemos usado durante años. La verdad es que es un poco laborioso, pero merece mucho la pena. 

Después de pasarme el trimestre paseando por un túnel oscuro por culpa del trabajo, que siempre se multiplica en estas fechas pero que esta vez ha crecido de forma exponencial. Después de presenciar en mis ratos libres varias fiestas de fin de curso y graduaciones. Después de mis intentos desesperados por que mis hijos comprendieran que todavía no estaban de vacaciones, pese a que los niños no paraban de brotar por todos los rincones del parque, la temporada de piscina había quedado inaugurada hacía semanas y  la temperatura y humedad  sufría un ascenso desenfrenado,... un buen día empecé  a ver una lucecilla ahí, al final del túnel.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar