Con la idea de conocer un poco mejor el funcionamiento del cerebro en general y del cerebro de nuestros niños en particular, para poder comprender un poco mejor nuestras reacciones y la de nuestros niños, en ocasiones un tanto desconcertantes para nosotros padres y educadores, os traigo la obra de LeDoux, un neurocientífico cuya investigación está centrada en los fundamentos biológicos de las emociones,…

No os asustéis! Que es sencillo y ayuda mucho,… vamos allá!Simplificando al máximo para poder entenderlo bien, la información que nos llega al cerebro a través de los ojos y los oídos, viaja primero al tálamo, situado en la parte central del cerebro. A continuación, desde el tálamo, salen otras dos señales:

La primera señal que va a la amígdala, próxima al tálamo. Esta amígdala, se pone a trabajar rápidamente, preparando una reacción más impulsiva. (Aquí tenemos al “poli malo”)

La otra señal, se dirige a la corteza prefrontal, que se encuentra mucho más lejos del tálamo, justo detrás de la frente. La corteza prefrontal nos permite dar una respuesta más analítica y adecuada. (Está claro que este es el “poli bueno”)

sistema-lmbico-5-638.jpg

De este modo, primero entrará en acción la amígdala, el poli malo, desencadenando las emociones más intensas, para dar paso momentos después, a la corteza prefrontal, el poli bueno,  que elaborará el riesgo/beneficio de las infinitas reacciones posibles, apostando finalmente por la mejor,…

¿La mala noticia? Pues que el “poli malo” no sólo es más rápido en actuar, sino que además es el primero en desarrollarse, mientras que el “poli bueno” además de ir a su ritmo,  se desarrolla mucho más tarde, en concreto poco antes de llegar la adolescencia, tal y como os contaba en este post.

 

¿La buena noticia? Que podemos aprovechar las oportunidades que de forma natural nos brinda la vida, para guiar a nuestros hijos a escoger una respuesta adecuada, incluso en los momentos más difíciles.

Por esto, no podemos olvidar que son niños. Y que si a nosotros nos cuesta muchas veces tener una respuesta adecuada ante diferentes situaciones del día a día, ellos lo tienen muchísimo más complicado!!

Así que mucho ánimo, más paciencia, pero sobretodo, tranquilidad,… más tarde o más temprano, espabilaremos al poli bueno que todo hijo lleva dentro!!

Feliz día!!