Dice Noelia López Cheda, que soy verde-azul, y que por culpa de ese color azul, soy detallista y perfeccionista. Esto, me ha llevado a acordarme de ella, cada minuto de los miles que le he dedicado a dar el “repaso final” al álbum familiar de este año,… Sin embargo, otras veces, me he visto forzada a diluir ese azul.

Nunca estamos preparados para una enfermedad, pero mucho menos para la enfermedad de un niño. Ya os conté por aquí, que tengo a uno de los niños, con una enfermedad crónica que nos ha hecho complicaciones importantes. ¿La suerte?, que el niño disfruta de una vida absolutamente normal. ¿Lo malo?, que llega sin avisar.

Y así llegó en momentos tan importantes de nuestras vidas, como el nacimiento de LaQuinta o la Primera Comunión DelPrimero.

La última, el 1 de enero de este año. Sí señores, así de bien apunta mi niño. El 1 de enero, mientras disfrutábamos de la Navidad en Pamplona, volvíamos a las andadas. Tres días después, se me escapaban las lágrimas mientras su médico nos decía que sintiéndolo mucho por las fechas en las que estábamos, el chiquito se quedaba ahí, en Valencia, a casi 200 km de casa,…

No soy capaz de poner en orden todavía la coctelera de emociones que sentía en aquellos momentos. Pero ya que por suerte, de todo podemos aprender y aunque sea rebuscando un poco, a todo podemos encontrarle el lado positivo, me quedo con la alegría de ver a mis hijos, disfrutando de nuestra cabalgata particular improvisada en aquella habitación, de verlos esperar a abrir sus regalos y cargarlos hasta el hospital para abrirlos con su hermano, de darme cuenta de que aunque la perfección que buscaba para esa noche y mañana tan mágicas estaba bien lejos de lo que estábamos viviendo, esos días estábamos recuperando la verdadera Navidad. Una Navidad que nunca olvidaremos y que sin lugar a dudas, los años se encargarán de borrar la parte más fea, para dejarnos la más bella,…

Feliz día!

*Nota 1: Mi chiquitico está hecho un toro!!

**Nota 2: No tengo palabras para agradecer a todo el profesional sanitario y no sanitario del Hospital La Fe de Valencia por su profesionalidad y cariño, en especial al doctor Mendizabal, que tan bien le esta cuidando todos estos años y al que apreciamos y queremos como si fuera parte de la familia.

TIENDA ONLINE MISTRUCOSPARAEDUCAR

JUEGOS Y HERRAMIENTAS EDUCATIVAS